¿Quién mató al Pacto de Punto Fijo…? Por Daniel Trujillo

En en el gobierno de Raúl Leoni en 1964, se trató de hacer un gobierno de amplia base conformado por un gabinete ministerial de AD, Frente Nacional Democrático (FND) y URD. El FND, partido de Arturo Uslar Pietri, se retiró del gobierno en marzo de 1966. URD permaneció hasta abril de 1968, cuando se desligó de Leoni para hacer su propia campaña electoral. En cuanto a Rafael Caldera, signatario y anfitrión del puntofijismo, no hizo coalición de ninguna naturaleza. Gobernó solo, con Copei, haciendo un gobierno monopartidista. Este ejemplo lo siguieron otros presidentes, que si bien gobernaron con colaboradores independientes, no continuaron con el Pacto de Punto Fijo.

Dicen que la época democrática llamada Cuarta República, nació con el  pacto de punto fijo, hijo legítimo de otro pacto, el de Nueva York, firmado el 20 de enero de 1958 por Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Rafael Caldera. Con la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez se convocan a elecciones generales en el país, los candidatos presidenciales de los partidos Acción Democrática, Unión Republicana Democrática (URD) y Copei, Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Rafael Caldera, respectivamente, se reunieron en la residencia de Caldera, la quinta Punto Fijo, en Caracas, para firmar un compromiso preelectoral. Este compromiso se firmó el 31 de octubre de 1958, y por haberse realizado en la mencionada quinta, se le comenzó a llamar Pacto de Punto Fijo. Allí nacía la Cuarta República, tan vilipendiada por el gobierno actual como el periodo más negro y aciago que ha vivido la democracia venezolana. Su primer presidente, Rómulo Betancourt, quien el 8 de diciembre de 1958 cumplió un mandato desde 1959 hasta 1964 cumpliendo el pacto a cabalidad.  Posteriores diferencias políticas con AD y Copei, URD se retira del gobierno y del Pacto de Punto Fijo de 1962, comenzando la era del bipartidismo en Venezuela.

Sin embargo, en el gobierno de Raúl Leoni en 1964, se trató de hacer un gobierno de amplia base conformado por un gabinete ministerial de AD, Frente Nacional Democrático (FND) y URD. El FND, partido de Arturo Uslar Pietri, se retiró del gobierno en marzo de 1966. URD permaneció hasta abril de 1968, cuando se desligó de Leoni para hacer su propia campaña electoral. En cuanto a Rafael Caldera, signatario y anfitrión del puntofijismo, no hizo coalición de ninguna naturaleza. Gobernó solo, con Copei, haciendo un gobierno monopartidista. Este ejemplo lo siguieron otros presidentes, que si bien gobernaron con colaboradores independientes, no continuaron con el Pacto de Punto Fijo. Pero el Pacto de Punto Fijo se mantuvo inalterable como pacto institucional dentro del Congreso, pues desde Betancourt hasta 1996, el acuerdo entre AD y Copei, para elegir presidente del Congreso a un miembro del partido de gobierno y vicepresidente a uno del partido que perdía. Muchos pensarán que el Pacto de Punto Fijo y el bipartidismo lo mató Hugo Chávez, pero en realidad no fue el comandante, pues en marzo de 1996, se produce en el Congreso Nacional, un  acontecimiento histórico que marcó el fin del Pacto de Punto Fijo, que se había incumplido, desde hacía ya bastante tiempo a nivel de gabinete. Copei con los partidos MAS y Causa R, forman una triple alianza y por primera vez en la historia democrática del país, dejan fuera de la directiva del Congreso al partido AD y al partido del Gobierno Convergencia. Esta alianza tripartita duró dos años (1996 y 1997).

Al finalizar el período de Caldera, la directiva del Congreso (1998) quedó integrada por una nueva alianza, cuando Copei descartó al MAS y a la Causa R y se unió a Convergencia y a AD. El 23 de enero de 1999, al tomar posesión el Congreso elegido el 8 de noviembre de 1998, el escenario fue totalmente distinto y se estrenó un acuerdo -referido exclusivamente al Parlamento- entre el MVR, Proyecto Venezuela y Copei. De este modo, el Senado quedó presidido por Luis Alfonso Dávila (MVR) y la Cámara de Diputados por Henrique Capriles (Copei), dando otros puestos directivos a Proyecto Venezuela, el MAS y PPT. AD quedó nuevamente fuera del control directivo del Congreso. ¡Quedaba liquidado el Pacto de Punto Fijo! Hoy ese periodo de la historia democrática del país pretende borrarse de la memoria colectiva, induciendo en la psiquis nacional que todo fue malo, pero la Cuarta República a pesar de sus pecados, nos legó muchas virtudes, dejó los grandes hospitales que hoy están colapsados y sin medicinas, las escuelas donde la educación ya no es la misma que recibieron las generaciones pasadas, las autopistas deterioradas que unen a todo el país, lo puentes, viaductos, empresas, industrias, flotas pesqueras, ambulatorios, universidades públicas y gratuitas, e instituciones y Poderes Públicos que con sus fallas funcionaron e invistieron como presidente a Hugo Chávez.

La Cuarta República nació con un grito libertario, con una revolución gestada el 23 de enero de 1958 para expulsar a un dictador que oprimía a su pueblo por el sólo afán de retener el poder. De la Cuarta y del Pacto de Punto Fijo debemos aprender que la alternancia del poder es esencial para la democracia,  pues el agotamiento de un pueblo de ver gobernar a los mismos terminó por destruirlos. La historia es un espejo, donde debemos cada día mirarnos, por ello los actores de la quinta no deberían perderla de vista, porque ésta también repite sus ciclos…

Loading...

Te puede interesar

Compartir

About the Author

Turimiquire.com
Periodista editor del portal de noticias Turimiquire.com

Puedes comentar

avatar
  Subscribe  
Notificación de