Play

La crisis económica, política y social que está haciendo tambalear la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela también ha puesto en aprietos a políticos e intelectuales conocidos por sus simpatías con el chavismo.

Este fue el caso del ex alcalde de Londres Ken Livingstone, apodado popularmente como “Red Ken” (El rojo Ken) por su ideología de izquierda, quien durante una entrevista en la BBC con el periodista Andrew Neil intentó culpar a Estados Unidos por el derrumbe de la economía venezolana.

Sin darle mucha importancia a la pregunta, el referente del partido Laborista reconoció que “no podía recordar” cuándo habían comenzado.

“Yo te lo puedo decir: fueron impuestas esta semana”, aseguró Neil. Y remarcó que hasta algunos días atrás Estados Unidos era el principal importador de petróleo venezolano, unos 600 mil barriles por día.

El ex alcalde hizo oídos sordos al argumento de su anfitrión y repitió que “hubo sanciones económicas contra Venezuela como las hubo contra Cuba, Nicaragua e Irán”. Además, agregó que estas son ilegales “bajo las leyes internacionales”.

Sin perder la paciencia, el conductor remarcó que la economía del país caribeño se contrajo un 50% en los últimos cinco años y volvió a preguntar qué sanciones de Estados Unidos habrían sido responsables de la catástrofe económica.

“No lo sé, solo soy un pensionado”, contestó Livingstone en un intento de salir con algo de humor del aprieto en el que se encontraba.

Pero no lo logró. “No, esto es importante porque mientras hablamos los niños en Venezuela están muriendo de hambre”, dijo Neil en un tono ya menos amigable.

Livingstone quedó arrinconado nuevamente y reconoció que sólo sabía de las sanciones porque era lo que le había “contado” el embajador venezolano en Londres.

Al ser nuevamente consultado sobre las razones de la crisis, insistió en que se debían a la caída de los precios internacionales del petróleo y a las “sanciones norteamericanas”.

“No hubo ni una sola sanción comercial a Venezuela. Podían exportar o importar cualquier cosa menos armas. No había ninguna restricción. Al mismo tiempo obtuvo 80 mil millones de dólares en préstamos de China y Rusia. Entonces, ¿por qué colapsó la economía?”, insistió el conductor.

Visiblemente incómodo, Livingstone explicó: “Cuando el embajador venezolano aquí en Londres me cuenta que hubo sanciones, yo le creo”.

“Pero no es capaz de mencionar ninguna sanción norteamericana hasta esta semana”, concluyó el conductor del programa.

Cabe destacar que al igual que Livingstone, el líder actual del Laborismo británico, Jeremy Corbyn, ha evitado condenar públicamente al régimen de Nicolás Maduro.