Luchamos contra una dictadura corrupta, anticonstitucional y militarizada

 

Hoy Venezuela duele, porque vemos su deterioro, el fraude, la arbitrariedad y la violencia ejercida desde el poder que se adueña de su destino. El “Comandante Presidente” recuerda a los venezolanos, reiteradamente, que su “régimen es Cívico-Militar”, confirmando así, que la Fuerza Armada Nacional ha perdido su naturaleza constitucional y, es por eso que quienes están al frente de esa Institución del estado venezolano, declaran como si estuvieran por encima de la Constitución y de las Leyes.

El “Comandante-Presidente” le miente al país pues, el Artículo 328 de la Constitución Nacional, define al estamento militar así: “La Fuerza Armada Nacional es una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el” Estado venezolano para garantizar la independencia y la soberanía de la nación y  asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar; cooperación con el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y la Ley. En cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política. Funciona dentro de su competencia para el cumplimiento de su misión”

Resultado de imagen para “La Fuerza Armada Nacional es una institución esencialmente profesional, sin militancia política

Pero con “Ley Habilitante”, actuando como Órgano Constituyente” y con abuso de poder, el “Comandante-Presidente”, le cambia el nombre, identificación y naturaleza a la institución militar. Ahora la identifica como “Fuerza Armada Nacional Bolivariana, concibiéndola como “Cuerpo Patriótico para preservar la soberanía de ataques externos e internos, con aplicación de defensa militar mediante “guerra popular de resistencia” y para conservar el orden interno. Es decir, el nuevo carácter militar se acentúa y mediante la vigencia del “Decreto-Ley”, la institución asume “orientación pretoriana” y actúa como patrimonio del “Comandante-Presidente”.

Resultado de imagen para “La Fuerza Armada Nacional es una institución esencialmente profesional, sin militancia política

Ahora el estamento militar actúa fuera del marco constitucional porque forma parte activa y militante del “Poder Popular Militar” y es por esta vía que se explica su presencia en las responsabilidades administrativas, antes confiadas a civiles. Venezuela es el país de las paradojas, donde funcionan dos (2) estados paralelos: el Estado Democrático Social de Derecho y de Justicia, que aparece en la Constitución Nacional, y el Estado Popular-Militar que, con abuso de poder, se ha impuesto desde la Presidencia de la República.

Resultado de imagen para “La Fuerza Armada Nacional es una institución esencialmente profesional, sin militancia política

El Estado Popular-Militar funciona gobernado por la misma persona; el “Comandante Presidente” (aunque esto no está instalado todavía en la mente del venezolano) quien por vía centralizada, cambia la relación “Estado-Sociedad”, sometiendo al ciudadano a sus designios; asume el control de los medios de producción e incorpora la “propiedad social”. La Ley del Consejo Federal de Gobierno, sentencia a muerte la descentralización y el federalismo; destruye el Poder Público Local (gobernaciones, alcaldías) impone la “Región Estratégica de Desarrollo Integral” (REDI) como Órgano Superior de la Administración Pública y, en ella se designa a un militar con el  cargo de Ministro de Región, a capricho y voluntad del “Comandante-Presidente, por cuanto se ha eliminado para este cargo el Derecho al voto.

Ese proceso político-territorial, es contrario a los artículos 4, 6 y 158 de la Constitución Nacional. Todo ello confirma que en Venezuela hay una fachada democrática y tras esta se ha impuesto la “Dictadura Cívico-Militar del Siglo XXI”, destinada a instaurar un proyecto hegemónico que legitima el libre albedrio de los militares, para intervenir en la vida política del país. De lo anterior podemos concluir: ¡ La Democracia es Civil o no lo es ¡

Imagen relacionada

Los abusos graves contra las libertades ciudadanas, la Democracia y la República, responsabilizan al régimen por la profundización de la crisis humanitaria; Venezuela es una sociedad subyugada por la autocracia que destruye al país a costa de odios y a punta de dinero, burda simulación destinada a legalizar el “Poder Popular-Militar” para decapitar los poderes defensivos de la sociedad democrática y colocar la soberanía en la persona del “Comandante-Presidente”.. La militarización del poder, socava y degrada la República, porque cuando un militar, lejos de ser el soporte de lo civil se convierte en su sustituto y en su amenaza, se transforma en el brazo armado del régimen, para ejercer la fuerza bruta contra la población civil que reclama libertad y democracia.

 

Resultado de imagen para “La Fuerza Armada Nacional es una institución esencialmente profesional, sin militancia política

 

Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Sé el primero en comentar en «Luchamos contra una dictadura corrupta, anticonstitucional y militarizada»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*