La pérdida de la hegemonía comunicacional  de la Narcodictadura Castro Comunista

Crónica

 

Hemos concluido que el libreto de invasión Castro-comunista en Venezuela,  fue un adagio, un movimiento silente, sin estridencia que configuró el propio Fidel, por allá por la década de los 60, justo cuando se vislumbraba los albores de la caída del Muro de Berlín y la unión de las dos alemanias; y cuando su marketing del héroe latinoamericano, diseñado a su usanza con el fallido proyecto guevarista  del “CHET”; el cual se  vino a menos por acto impuesto de su propia estratagema; que negocia luego con la CIA para mantenerse como líder la Isla caribeña, el Dinosaurio que murió después de cumplir los 80 años de edad y los 50 de su criminal hegemonía ideológica; y tiranía militar, desde donde establece un confesionario para colonizar a la nación con más potencial   energético del continente, la cual pasó  por una plataforma de control comunicacional de la nueva domética de la tecnología de punta.

Para ello el experimentado guerrillero, jefe de la “revolución”  militar y popular cubana, conocida como la rebelión de los “barbudos”,  quien  en principio  inició a organizar desde su estado mayor, una estrategia de largo aliento bajo la lupa e inteligencia  geopolítica soviética; luego utilizó su esnobista modelo socialista y su espica zamorana  de saqueo y pendenciera, saboreada por las incursiones separatistas de los movimientos izquierdistas del viejo continente: IRA, ETA; y de terroristas musulmanes y caribeños, tales como el Ilich Ramírez, el venezolano, Carlos “El Chacal”, quien hoy purga condena perpetua  en las cárceles francesas, encarcelado en 1994  y ya cumple treinta años por una atentado criminal donde fallecieron varias  personas y muchos heridos.

“El Chacal” fue uno de sus primeros aliados, así como de las extrañas elites vinculadas;  a veces dueños de medios de comunicación del continente, que participaron de un concepto o más bien, de una concepción del realismo “socialista”, que para entonces se visualizaba como una tendencia de los modelos políticos de la contemporánea corporeidad del humanismo del pacto contrato social, cuya esencia teórica es la formulación de una  propuesta establecida por Jean-Jacques Rousseau que expresa lo siguiente: para vivir en sociedad, los seres humanos acuerdan un contrato social implícito que les otorga ciertos derechos a cambio de abandonar la libertad de la que dispondrían en estado de naturaleza.

Esta visión del mundo de la productividad y la riqueza, según Rousseau, es la contrapartida que originó el pecado del mundo de la redistribución del Capital y el control de los medios de producción del mismo, que casi en paralélelo desarrollo Mark en monumental obra el Capital, que trajo consigo lo que algunos autores interpretaron como el infantilismo de la izquierda y que dio paso a la constitución al Manifiesto Comunista, asumidos por muchas organizaciones con protagonismo político en las urbes occidentales del este de Europa, y que crearon una especie de totalitarismo del pensamiento.

 

Resultado de imagen para Rousseau

El enfrentamiento de las ideologías que pugnan por los cambios en occidente y en el oriente medio, tuvieron un desenlace cultural transvasado por la religión como orientación ontológica, fue el primer elemento a configurar, el mundo del Islamismo y el Musulmán por un lado; y por el otro el cristianismo y sus cismas crearon un universo paralelo, sin cruces; y sin retornos, sin compasión inmisericorde, acompasado de modo surreal por el ateísmo y las subculturas y africanas, que en Cuba y en las islas  Antillanas tienen una cognación radical  en sus creencias: el mundo de la santería.

Todo este panorama es el hábitat, un ecosistema propicio que visualizaron los Castros y sus aliados, para crear la industria del narcotráfico  mismo tiempo generó un ambiente para recreación de del sueño americano; y un poder real desde la perspectiva económica que requería la institución comunista para sembrar un ejército latinoamericano como lo habían prefijado bajo juramento en la Sierra Maestra.

Nace La FAR, el ELN,  el M19 en Colombia, donde por cierto Juan Manuel Santos, expresidente de ese país, fue uno de sus primeros comandante, el Frente Farabundo Martí en Nicaragua, Sendero Luminoso en  Perú, el PRV y Bandera Roja en Venezuela, entre otros, en México  el ejército Zapatista de Liberación, movimientos que un principio exigían reivindicaciones sociales y derechos políticos, pero que su agenda última era oculta, como en efecto se demostró con Chávez, Lula, Los Kisnners, Evo y Correa, fue hacer un gran frente geopónico y económico, donde la energía del poderío y la fuerza bélica, sostenida, en principio por la distribución y venta de la droga a los distintos cárteles, privados algunos, como el de Sinaloa con “Chapo Guzmán; y otros controlados por el mismo estado, a través de los organizaciones castrenses, quienes eran manejadas  a discrecionalidad ideológica como la que conduce “El Cartel de Soles” con Diosdado al frente.

Imagen relacionada

Es así como tejieron una urdimbre para y teñir el control mediático continental con cadenas como la de TELESUR, pagada por los países agrupados en una fachada institucional conocida como el ALBA, Alianza Latinoamericana y Bolivariana para las Américas, desde Caracas amasaron fortuna a través de las empresas de maletines que no sólo manejaban los cuantiosos recursos en dólares provenientes del Control Cambiario, sino, de las distintas tintarías de lavados de capitales provenientes de distintas fuentes económicas, entre ellas la compra y venta de narcóticos, tal como lo certificó investigaciones de la DEA, para adquirir armas para los grupos irregulares avalados por los estado forajidos como  Venezuela, sino, medios de comunicación como la Cadena Capriles, Venevisión, Televen, Meridianos TV, Globovisión, y cualquier cantidad de emisoras AM y FM, así como circuitos de TV y Radios regionales para cubrir todo el espectro y la cobertura nacional.

Es así como medradores y testaferros de oficios, pagados por grandes consorcios públicos y privados incursionaron en la política doméstica de los países del Mercosur, con tal de mantener el establiment de un modelo o eje socio-político de la maldad, que en el caso venezolano, lleva 20 años imponiéndose, gracias a la bondades de la “Espada de Bolívar”, dicho en criollo, de la “Chequera Bolivariana” de la “Gallinita de los huevos de oro”, es decir, PDVSA, empresa que se convirtió en la caja chicha de un partido político , (PSUV) al servicio de los intereses más oscuros de la dominación y represión  desde todo punto de vista, por sobre manera d del cercenamiento, veto, censura, vulneración y conculcamiento de los derechos civiles, como la comunicación libre, objetiva y transparente, para dar lugar, a la enajenación  y proyección de un pensamiento único, propio y característico de los regímenes militaristas y totalitarios extinguidos en las civilizaciones del nuevo orden en occidente.

 

Resultado de imagen para PDVSA, empresa que se convirtió en la caja chicha de un partido político , (PSUV)

 

 

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Be the first to comment on "La pérdida de la hegemonía comunicacional  de la Narcodictadura Castro Comunista"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*