El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ofreció una rueda de prensa en la que dio detalles sobre su participación en el foro del a ONU, lugar en el que destacó que la Unión Americana seguirá en pie hasta que el pueblo de Venezuela alcance la libertad.

“Con todo respeto señor embajador, usted no debería estar aquí”, indicó Pence a Samuel Moncada, representante de Nicolás Maduro ante la ONU, durante la sesión. “Usted debería regresar a Venezuela y decirle a Maduro que se le acabó el tiempo”, agregó.

Pence aseguró que “el hemisferio occidental habló con voz clara. Naciones de todo el mundo han hablado. Es hora que la Naciones Unidas hable”.

Insistió que estaba ante el Consejo de Seguridad de la ONU para solicitar que “se levante por la democracia y el imperio de la ley de en esa nación que ha sufrido tanto”.

Hizo un llamado directo al organismo a actuar y aseguró que la situación en el país representa una amenaza no solo para los venezolanos si no también para la “paz y seguridad” de la región.

   

El vicepresidente resaltó la crítica situación económica que viven los venezolanos, el estado del sistema de salud, la violencia y represión y las alianzas que tiene el Gobierno en disputa de Maduro con Rusia, Cuba e Irán.

“Rusia e Irán, no tienen negocios que hacer en Venezuela deben salirse y dejar a la gente de Venezuela restablecer la libertad y democracia“, expresó Pence.

$60 millones en ayuda humanitaria

El vicepresidente Pence también anunció este miércoles que el Gobierno norteamericano destinará otros 60 millones de dólares para ayudar a Venezuela a afrontar la emergencia humanitaria que atraviesa.

“Hoy (10 de abril), bajo la dirección del presidente Trump, anunciamos otros 60 millones de dólares para enfrentar la crisis”, expresó Pence desde la sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, celebrada este miércoles en Nueva York.

El vicepresidente estadounidense también recordó que esta nación ha donado más de 200 millones de dólares para atender a los países que atienden a los venezolanos inmigrantes en la región.

“Estados Unidos ha ubicado más de 100 toneladas de alimentos y abastecimiento humanitario en la frontera con Venezuela listo para su entrega. También hemos ofrecido 200 millones de dólares de ayuda para los venezolanos desplazados y las comunidades que los acogen”, señaló.

Además de esta nueva ayuda, Pence indicó que Washington anunciará nuevas medidas para que Cuba asuma su responsabilidad por “su maligna influencia” en Venezuela.

En este sentido, enfatizó que Estados Unidos continuará la presión económica y diplomática para lograr una transición pacífica a la democracia y recordó que Trump mantiene todas las opciones están sobre la mesa.