En la misma tónica Dominica expresó su respaldo al gobernante Nicolás Maduro y acusó a Juan Guaidó de “autodesignarse” como presidente encargado de Venezuela, por lo que votó en contra de la resolución.

Mientras que El Salvador dijo que “no se trata de manifestarse a favor o en contra de un Gobierno. Se trata de respetar las normas interamericanas y la institucionalidad”, manifestó Carlos Calles Castillo.

México explicó que no puede haber un representante ante la Asamblea General de la OEA, la máxima instancia para la toma de decisiones, y otro ante el consejo permanente. Y pidió que fuese la Asamblea General la que aprobara tal designación, pero le negaron esta moción por considerarla fuera de lugar.

En defensa de la decisión, Chile aclaró que en la discusión se confundía la decisión soberana de un país de aceptar o no a otro que no le corresponde al Consejo Permanente, y tampoco hacía falta el voto de los dos tercios, es decir de 24 países sino la mayoría simple para aprobar el texto.

Durante el debate, Jamaica propuso una enmienda al documento inicial presentado por Colombia para añadir que “se acepte el nombramiento de Gustavo Tarre como representante permanente a la Asamblea General a la par de nuevas elecciones y de la designación de un gobierno democrático”, lo que detuvo la sesión por más de 20 minutos.

La sesión de este martes 9 de abril se realizó por solicitud de las misiones permanentes de Colombia, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Paraguay, y Perú.