La guerra de la comunicación impuesta por la Narcodictadura “chavista” Venezolana

  

 

 

@luis5carvajal

Cuando el régimen cubano inició sus caminos para apoderarse por la vía del secuestro spress de los recursos  económicos de los venezolanos por allá por los años 50 del Siglo pasado, (Foro de San Paublo), absolutamente a nadie en este y en otro países, se ocurriría pensar, que tal atrevimiento sería cierto, más  allá del romanticismo ideológico de aquella aventura que un joven abogado, desgarbado, barbudo y de florido discurso comunista, miserable (Fidel Castro), pudiera balbucear, más o  menos con alguna coherencia sintáctica, que estos chulos de la “sierra maestra”, le asestaría un medio evo a la cultura antropológica Venezolana.

La desestimación fue unánime, sin derecho a diatriba, más o menos, como lo que ocurre ahora, cuando a alguien en el campo de la oposición crítica, asoma alguna posición contraria a la equivocada estratagema política y fracasada de “Guaidó”, la misma es adversada como una denegación casi arbitraria, sin derecho al pataleo. Esa cultura absolutista del pensamiento acrítico ha sido una de las arrogancias de la ingenuidad venezolanita, seguir creyendo que  el mesianismo, que el histórico e inducido caudillismo es  la solución a tantos estructurales problemas como  el detectado en la actual crisis de esta nación.

La incursión de la desbordada criminalidad e impunidad, asociada al proteccionismo de un estado delincuente que ha permitido más allá de  la instalación de bases del terrorismo islámico, de la guerrilla colombiana, de los colectivos apátridas  con la consecuencia del tráfico de la trata de blanca, de niños y adolescentes para alistamientos  a fratricidas ejércitos que transitan libremente  en gran parte del territorio nacional, bajo el amparo y anuencia  de una proxeneta y corrupta FANB, que hoy agenda y regenta los más exquisitos negociados del narcotráfico, sino, que expropió, confiscó todo el patrimonio laboral de sus trabajadores: prestaciones sociales, ahorros, salario, entre otras, para que el hombre y su historia dependa única y exclusivamente de un Estado benefactor, capaz de aniquilar, como en efecto,  vulneró y   atenta contra la estabilidad de los hogares de esta nación y contra la propia propiedad privada e individual de nuestra sociedad y por ende contra la institución familiar.

   

Estas holocausticos  verdades no pueden ser objetos de divulgación, promoción a denuncias, de ahí, que toda propuesta del régimen militarista conduce inexorablemente a crear un pensamiento único, una sola línea editorial  que llega hasta el descaro de rubricar en las propias instituciones; ¡Ahí no se habla mal de Chávez y mucho menos de Maduro!. En  Venezuela  se ha impuesto un Blacaout, un silencio a muerte. Quien hozare de publicar, trascender alguna que otra información que trasgreda las normas mediáticas de los estándares establecidos por la tiranía “Chavesista”, puede y de hecho es objetivo político, criminal, judicial y penal de este Narco estado.

Es así como suspendieron permisos y providencias de radio y televisión desde la propia Comisión Nacional de telecomunicaciones (CONATEL) y la Corporación Maneiro, institución encargada del monopolio y distribución del papel periódico   cerraron cientos de medios impresos, al mismo tiempo  favoreciendo a grupos económicos y políticos  vinculados al régimen asignando concesiones amañadas  creando nuevas estaciones propagandística, con el objeto de adoctrinar a una población bajo la tutela de una visión enajenadora  del libre albedrío del alma nacional de la venezolanidad, guiada por la concepción socialista  del clientelismo, el populismo, el mesianismo, el papa estado,  ¡el cuanto hay pa eso ¡, “el ser rico es malo”, mientras la “boliburguesía” del Siglo XXI derrocha los dólares subsidiados por un putrefacto estado, capaz de asesinar, secuestrar, confinar a quienes asuman la transparencia y la investigación de la comunicación real , profunda que merece la urdimbre de este perverso; extraordinario  entramado del eje del mal en esta parte del mundo.

Ahora cuando nos aproximamos a conmemorar el día nacional del periodista el  próximo 27 de junio, habrá que aclarar a quienes  aclamen para celebrar ese día, que distantes y lejos estamos los comunicadores de aplaudir por el ocaso de la libertad de expresión en nuestro país. Hay que abordar a los censores que limitan  las posibilidades de la tecnología para que no podamos tener acceso a la Internet, que se apropian del monopolio de las telecomunicaciones, eliminando los datos de la telefonía celular  que adquirimos de manera privada, criminales del Blacaout de la oscuridad y el silencio del  Whaspssat, de  la verdad. Habrá que manifestar, protestar reclamar por uno de los derechos más transcendentales  del ser humano,  el derecho a estar informado y a comunicar oportuna y verazmente.

Resultado de imagen para La morsa a los medios en venezuela

Luis Antonio Carvajal Chacón

Licenciado en Comunicación Social
Universidad Cecilio Acosta del Zulia
Locutor y Moderador de Radio y Televisión en el Estado Sucre
CNP: 21.184
Luis Antonio Carvajal Chacón
Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Sobre el Autor

Luis Antonio Carvajal Chacón
Licenciado en Comunicación Social Universidad Cecilio Acosta del Zulia Locutor y Moderador de Radio y Televisión en el Estado Sucre CNP: 21.184

Sé el primero en comentar en «La guerra de la comunicación impuesta por la Narcodictadura “chavista” Venezolana»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*