Diego Arria: “No es posible, ni será posible salir de la narco tiranía por la vía constitucional, pacífica y democràtica”

No es posible , ni será posible salir de la Narco- Tiranía por la vía pacífica, constitucional y democrática

Emma Sánchez Álvarez

Diego Arria Salicetti es político y exdiputado venezolano, diplomático de amplia carrera, economista. Recordado como Gobernador del Distrito Federal en la época del Presidente Carlos Andrés Pérez. Fue Director del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Secretario general adjunto de las Naciones Unidas, embajador de Venezuela en las Naciones Unidas y presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y Pre candidato presidencial de Venezuela.

Confirmado.com  entrevistó al exembajador, quién se encuentra en República Dominicana, sobre diferentes tópicos. Fundamentalmente quisimos conocer su posición acerca de las actuaciones y especulaciones de la oposición venezolana, el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) y las declaraciones de representantes de los EEUU sobre la crisis en Venezuela.

–Usted afirma que los partidos políticos estarían desmantelando el gobierno de Juan Guaidó, y que este solo fungiría como vocero de un cuerpo colegiado donde el Presidente Ejecutivo sería Leopoldo López de Voluntad Popular ¿Qué pruebas reales tiene usted para señalar esto o es solo una percepción?

— Yo no dije partidos sino que me referí a dirigentes políticos que controlan la Asamblea Nacional, y que se hacen llaman el grupo del G4. Constitucionalmente le correspondía a Juan Guaidó asumir la Presidencia Interina, pero la Asamblea decidió no juramentarlo, con lo cual le produjo un serio perjuicio a Venezuela porque puso en duda su legitimidad al tener que autoproclamarse, y al mismo tiempo le impidió que ejerciera la presidencia interina decidiendo compartirla con los 4 partidos.

— En ese sentido ¿usted qué propone?, porque visto lo que hay, los 57 países que respaldan a Guaidó cuestionarán su apoyo observado que en Venezuela hay una oposición fragmentada…

–La palabra oposición en este caso es muy generosa. Hay quienes hacen oposición, otros que quieren posiciones y otros que hacen resistencia. Son cosas muy distintas. En este caso, es la unión de los cuatro partidos que componen la AN, lo cual necesariamente hoy en día, de acuerdo con los sondeos, es la opinión del 25 por ciento del país. Esa es la realidad.

Diego Arria, exsecretario general adjunto de la ONU

–Usted en febrero de este año declaró “me da la impresión que no quieren que Guaidó gobierne sino un período limitado y por qué es eso, ¿lo ven muy independiente? Hay que dejar que la transición dure lo que tenga que durar” ¿Mantiene esta afirmación en la actualidad?

–Yo siempre he dicho que Guaidó debe ejercer plenamente lo que la Constitución le indica. Es un Presidente sin duda accidental, y agregaría afortunado. Pero debería ser Guaidó el que ejerciera la Presidencia Interina y no los cuatro dirigentes, y menos, según, su jefe político que en este caso es Leopoldo López.

–¿Usted estaría dispuesto sentarse para buscar acuerdo con esa oposición para lograr sacar a Maduro, que debería ser el objetivo fundamental de todos ustedes, para que los venezolanos puedan entender cuál es el camino que van a utilizar?

–La pregunta es muy pertinente, lo que pienso es que no estoy seguro que ese sea el objetivo que compartimos todos. Ese es el objetivo que yo en lo personal vengo persiguiendo por 20 años, es decir, el rescate de la libertad y remplazo de un narco-régimen. No simplemente la salida de Maduro. Hay otros que ven el problema como una opción electoral, que es lo que veo peligrosamente en este momento. Yo no estoy en esa línea, yo creo que el tema es ni siquiera el eufemismo del cese de la usurpación, aquí se trata de desalojar al régimen.

Yo vengo luchando desde hace 20 años, y lo he pagado hasta con mi propio patrimonio. Lleve a Chávez al Tribunal de La Haya y a ningún político le pareció correcto que lo hiciera. Me confiscaron mi finca y ningún político salió a defenderla. O sea, la falta de solidaridad política en Venezuela es extraordinaria.

Yo me sentaría con cualquiera. El problema es que no lo hacen, porque es un gobierno colegiado absolutamente sectario. Son ellos y solamente ellos. Y lo observas por las designaciones que hacen, cómo se reúnen, y cómo actúan. Esto lo ves en sus actuaciones en las Naciones Unidas, es un grupo de activistas que se movilizan en este organismo de una manera disparatada y no  consultan con nadie, porque aparentemente son conocedores de las verdades que tendrían que manejarse.

Confirmado.com.ve

Emma Sánchez Álvarez

Siguenos en @Superconfirmado

 

— Carlos Ortega publicó en un twitter que el gobierno de Maduro y la Oposición dialogaron en Caracas y habrían acordado oficializar conclusiones de Barbados y según,  el acuerdo más importante sería convocar elecciones presidenciales en el 3er trimestre 2020 donde el abanderado de la oposición sería Leopoldo López ¿Usted tiene información sobre esto?

–Yo oigo con enorme preocupación este tipo de publicaciones. También advierto las declaraciones de uno de los representantes que designó el gobierno colegiado para Barbados, Stalin González, diciendo “nosotros estamos mejor pero el país está peor”. Esas palabras en boca de uno de los tres representantes de Venezuela en la mesa de Barbados es más que alarmante. Por demás yo no estoy enterado sino de lo mismo que ustedes. Claro, tengo amigos en el mundo que expresan este tipo de declaraciones, pero todo apunta a que han  modificado el famoso mantra del uno, dos y tres, es decir fin de la usurpación, gobierno de transición y  elecciones libre, y lo han sustituido por el tres, elecciones. Ahora están con este tema  habiendo pasado por alto los números uno y dos de esa trilogía que tanto éxito y repercusión tuvo en el mundo cuando Juan Guaidó las anuncio.

–Pero ha sido un punto de honor de la oposición durante estos años que de darse las elecciones presidenciales, se cambiaría a la directiva del CNE, y en cuanto al candidato de la oposición que sería electo en unas primarias…

–Cuando uno ve que el vicepresidente de la Asamblea Nacional, el jefe de gabinete de Guaidó, en el orden de 300 militares y otros muchos más dirigentes políticos están presos ilegalmente, lo mínimo que se puede pedir en un proceso como el de Barbados para anticipar la buena o mala fe del otro, es la liberación de toda esta gente. Sin embargo, no parece ser esa la máxima preocupación de la dirigencia política que no sé cómo han llegado a ese proceso. Primero en República Dominicana, con las consecuencia que todavía sufrimos hoy, luego en Noruega, después en Barbados y ahora, aparentemente, de nuevo en Noruega. Me da la impresión que están atajados, y la pregunta para mí sería ¿por qué llegamos a esto, cuando realmente el entusiasmo nacional e internacional por el énfasis citado en la salida del régimen tuvo tanto respaldo?

–Usted, junto a Antonio Ledezma y María Corina Machado dieron a conocer una carta donde solicitaban que, la AN aprobará la reactivación del TIAR y se hizo, sin embargo para lograr los votos necesarios en la OEA hay que convencer a los 16 países, excepto Cuba, Uruguay y México por razones obvias. El representante de Venezuela en la OEA, Gustavo Tarre Briceño ha manifestado que lograrlo no es soplar y hacer botellas. Según usted, ¿Qué debe hacerse para lograr la activación de este mecanismo

–Hay aspectos en los que yo he opinado con toda claridad. Uno tiene que ver con el TIAR y otro tiene que ver con la responsabilidad de proteger. En cuanto al primero, siempre he dicho que me parece importante que Venezuela retorne a todos los convenios interamericanos que teníamos y que el señor Chávez se encargó de desmantelar, es decir el de derechos humanos y el del TIAR, no porque yo piense que el TIAR va a ser un instrumento en el cual los países latinoamericanos y miembros de la OEA se van a unir para actuar militarmente en Venezuela. Para empezar este no es un instrumento militar, y además tiene unas limitaciones formidables como que toda acción de carácter militar en la región tiene que estar inscrito o autorizado dentro de las responsabilidades que tiene el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), y como se saber este organismo cuenta con la participación de dos países, Rusia y China, que bloquearían cualquier iniciativa. Además de eso, no hay ningún país latinoamericano que esté dispuesto a irse en armas por la defensa de Venezuela. Esto es una realidad.

En cuanto a la responsabilidad de proteger -yo fui parte del grupo de trabajo contratado por la ONU-, es más una declaración o un compromiso de carácter moral y político, pero no es parte de la carta de las Naciones Unidas que obliga al mundo a reaccionar y actuar, como debería de serlo. Pero las declaraciones en política internacional, como saben, no son necesariamente para ejecutarlas pero si para declararlas

–¿Qué vía hay que acordar para salir del gobierno de Maduro en vista de que James Story, encargado de negocio de los EEUU en Venezuela dijo que no quieren una intervención militar sino una salida pacífica y democrática con la Constitución

–Debo decir, utilizando una frase muy criolla de interpretar al señor Story: “y esa maravilla cómo se come”. Evidentemente que todos deseamos que la salida del régimen en Venezuela sea pacífica, constitucional y democrática. Pero eso no es posible ni será posible por esa vía,  porque estas mediando con una narco-tiranía entronizada, en un país lleno de petróleo, diamantes y oro, donde muchos de funcionarios de gobierno están siendo buscados por la justicia internacional. Y este es el mejor negocio del mundo: controlar con absoluta impunidad.

Yo creo que no saldremos de esto solos. Y la declaración de Story me parece diplomática, pero no es de realpolitik. La realidad es que los americanos deben entender que este problema no es de Venezuela sino que lo que está en juego es la seguridad de Centroamérica, del Caribe y de Suramérica.

–¿Por qué?

–Porque Cuba ha hecho de Bogota su nuevo objetivo político, como lo viene siendo por Venezuela por décadas. Por eso pienso que los americanos tienen que entender que no es un problema solo y simplemente de violación de los derechos humanos o de crímenes de lesa humanidad. Con todo respeto creo que les importa hasta cierto punto, pero lo que realmente puede activar a un gobierno como los EEUU es el tema de la paz y de la seguridad. Y este es el tema, la paz y la seguridad en nuestra región que afecta el interés nacional de los Estados Unidos. En este momento veremos cómo reacciona

–Según su criterio ¿cómo se podría lograr el cese de la usurpación si no es negociación?

–A mí siempre, repito, me ha parecido un eufemismo el cese de la usurpación. Primero porque es una cosa abstracta, porque aquí se trata en principio de desalojar el régimen. ¿Cómo se hace?, esa es la pregunta. A los venezolanos nunca nos han preguntado qué precio estamos dispuesto a pagar por la libertad. Y esta pregunta es fundamental. La libertad no la va a traer ni los americanos, ni los brasileños, ni los colombianos, ni la ONU, ni el TIAR ni nadie. La libertad la vamos a rescatar los venezolanos aprendiendo a armar aquella cooperación internacional que podamos hacer creíble.

El mundo comienza a ver que estamos interesados en un proceso electoral más o menos limpio, aparentemente, y hemos dejado de pensar en el fin de la usurpación. La comunidad internacional dirá “bueno, si los venezolanos están en ese plan vamos a esperar a ver cómo se maneja y el resultado de su proceso electoral”. Esto me parece a mí fatal.

Te puede interesar

Cargando...
Compartir

Sé el primero en comentar en «Diego Arria: “No es posible, ni será posible salir de la narco tiranía por la vía constitucional, pacífica y democràtica”»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*