El atraco del patrimonio laboral por el régimen  “Madurista” a los venezolanos

  

El atraco del patrimonio laboral por el régimen  “Madurista” a los venezolanos 

Lo ocurrido en Venezuela en contra del patrimonio laboral de sus trabajadores: prestaciones sociales, ahorros, salario, forma parte de una historia que debemos rubricar con “H” mayúscula, por ese affaire,   vulneró; y   atentó, no solo contra la estabilidad de los hogares de esta nación, sino, contra la propia propiedad privada e individual de nuestra sociedad, como lo es la institución familiar

Dice el comunicador social, Luis Carvajal que los salarios, las prestaciones sociales, y los ahorros de los trabajadores en cualquier parte del mundo es la garantía  que tiene el colectivo laboral para garantizar su estabilidad familiar en la sociedad donde se desempeña. Constituye un patrimonio que vas más allá del sustento mismo, porque el actúa sobre  el tiempo y el espacio, donde se establece la relación  de producción.

Carvajal acotó que el analista Carlos Figueroa Salazar, las prestaciones sociales son un beneficio directamente proporcional  al tiempo de servicios. El objeto de este derecho, es que constituya un ahorro para que el trabajador, al finalizar su relación de trabajo, tenga dinero para afrontar la situación de desempleo, también arriesgarse a gastos de (vivienda, salud, educación, recreación) que venía sosteniendo, durante su relación de trabajo.

Afirmó el periodista: “Hoy las gerencias de las sociedades modernas han entendido que la libertad económica entre quienes participan en las relaciones humanas para generar bienes de consumo y bienestar social, pasa por garantizar la reciprocidad en el compartir de las acciones de los medios de producción, lo que significa, que aquello que definió el Alemán Karl  Mark en su texto el  “Capital”, como “plusvalía”, es decir, el excedente, forma parte intrínseca  de un “capital  social” o colectivo,  donde el estado, a través de su legislación, es el principal garante de establecer ese eje, como instrumento transversal de todo el desarrollo antropológico  sustentado y sustentable  para la vida y por la vida “.

Las negociaciones y los diálogos no contemplar el robo descarado del patrimonio laboral a 2 millones de venezolanos

   

Sentenció igualmente que en Venezuela este pago está regulado en los artículos 141 y 142 de la en la Ley Orgánica del Trabajo (LOTTT)  la Constitución Nacional, la cual establece sus lineamientos en el artículo 93, numeral 3 y toda la jurisprudencia establecida al respecto.

Lo ocurrido en Venezuela en contra del patrimonio laboral de sus trabajadores: prestaciones sociales, ahorros, salario, forma parte de una historia que debemos rubricar con “H” mayúscula, por ese affaire,   vulneró; y   atentó, no solo contra la estabilidad de los hogares de esta nación, sino, contra la propia propiedad privada e individual de nuestra sociedad, como lo es la institución familiar.

Finalizó llamando la atención a todos los trabajadores del país habitar espacios para el encuentro y la discusión de lo que en la intersectorial del estado Sucre han denominado. “Foro abierto sobre la Confiscación y Desalarización del Patrimonio laboral en Venezuela”,  temáticas que serán desarrolladas en la medida de lo posible en algunas regiones del país y la gran Caracas, como para de la vía para resarcir nuestras prestaciones y lograr un sustento justo y cumplir con los derechos fundamentales para vida.

 

 

Luis Antonio Carvajal Chacón

Licenciado en Comunicación Social
Universidad Cecilio Acosta del Zulia
Locutor y Moderador de Radio y Televisión en el Estado Sucre
CNP: 21.184
Luis Antonio Carvajal Chacón
Te puede interesar
Cargando...

Compartir

Sobre el Autor

Luis Antonio Carvajal Chacón
Licenciado en Comunicación Social Universidad Cecilio Acosta del Zulia Locutor y Moderador de Radio y Televisión en el Estado Sucre CNP: 21.184

Sé el primero en comentar en «El atraco del patrimonio laboral por el régimen  “Madurista” a los venezolanos»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*