Sucre ingresó al Futbol mundial con la designación de César Farías como DT en la selección Boliviana Reportaje

   

@luis5carvajal / Cnp 21.184
Cuando el 30 de agosto de este año la Federación Boliviana de Futbol (FBF) anunció que su nuevo director técnico, era un venezolano, quien había sido el DT de la Vinotinto, que entre sus cometidos o propósito es el de llevar a selección boliviana de futbol al Mundial de Catar 2022, muchos sucrenses nos sentimos orgullosos en nuestro amor propio, sobre manera, quienes de alguna u otra manera, hemos estado vinculado a la actividad, especialmente al balompiés y al quehacer deportivo en esta pequeña estancia o territorio; a quienes hemos seguido; y porque no decirlo, acompañado al talentoso, altruista, joven aún César Farías en una carrera con un palmare que ha brillado; a pesar de los sin sabores que ella puede dejar en lo personal y desde el punto vista mediático.
Es por ello que podemos afirmar con absoluta y meridiana veracidad que la designación de César Farías como DT en la selección Boliviana le da al estado Sucre como entidad la entrada por la puerta grande al pódium del futbol mundial, entre mucha cosas, porque registra un nombre de talla nacional e internacional que se cosecho, se hizo en los diferentes, escasos y limitadas canchas que existían en la entidad.

César Farías nació el 7 de marzo de 1973 en Güiria, municipio Valdez del estado Sucre. A pesar de nacer en esta región oriental, se trasladó a los meses de nacido a Caracas, ubicado a 800 km de su pueblo natal, donde su madre impartía clases en el Colegio Claret, donde él mismo estudió. Se inscribió en la escuela de fútbol del Claret, que tenía como entrenador al ex-futbolista brasileño Celso de Oliveira. Residía en Colinas de Bello Monte, que estaba aproximado al Club Táchira, donde también jugaba fútbol.

Parte nuevamente al oriente del país, específicamente Cumaná para posteriormente jugar como profesional con el Monagas Sport Club, desempeñándose como defensor central y mediocampista defensivo. Durante su primer año con el equipo azulgrana, Farías, notaba que había calidad en el futbolista, pero la gran desorganización que existía sumado a la escasez de recursos para practicar al fútbol hizo que se concentrara más en esto que en su desarrollo futbolístico. Un día, al salir molesto del entrenamiento, decide que dejará el fútbol para empezar sus estudios como entrenador. La sugerencias de su entrenador en Monagas, el uruguayo Víctor Pignanelli (quien también fue seleccionador de Venezuela) fueron fundamentales para el aprendizaje de Farías.
Desarrolla varios cursos de entrenador en diversos en diversos países de Europa y Sudamérica así como también en Venezuela.

  

Estancia en Venezuela
Debutó como entrenador el año 1996 en el Nueva Cádiz Fútbol Club, convirtiéndose en el primer entrenador de ese equipo que comenzó disputando partidos en Categorías sub-17. En 1997, con la participación de unos jóvenes Juan Arango y Alexander Rondón, se titula campeón de la serie nacional sub-20, logrando el ascenso a la Segunda División de Venezuela para la temporada 1997/1998, en ese primer año logra el ascenso a la Primera División de Venezuela obteniendo el campeonato.
En su primera temporada en Primera División, lleva al Nueva Cádiz Fútbol Club al noveno puesto entre los doce clubes que disputaban el Torneo Apertura 1998. En 1999, antes del comienzo del Torneo Clausura la directiva del equipo, a causa de problemas económicos, decide mudar la sede del equipo de Cumaná a Maracaibo, cambiando el nombre a Zulianos Fútbol Club, aunque manteniendo a César Farías como director técnico.
Debido a un acuerdo de entre Zulianos FC y Unión Atlético Maracaibo en la temporada 2002/2003, se decidió otorgarle el puesto en primera división a Unión Atlético Maracaibo, que era el club más importante del estado, quedando Zulianos Fútbol Club y su entrenador César Farías nuevamente en la Segunda División de Venezuela.
Llega a la primera división en 2002 con Trujillanos Fútbol Club, entre sus logros destacaron que el club terminara en el tercer puesto al finalizar el campeonato y que se mantuviera invicto en 12 encuentros.4 En 2003 es contratado por el Deportivo Táchira, consiguiendo el subcampeonato de ese año por lo cual logra llevar al equipo a la Copa Libertadores de 2004 en donde consiguen mantenerse como único equipo invicto en la primera fase en el Grupo 6, luego caen en los cuartos de final.
En octubre de 2005 es despedido del Deportivo Táchira por diferencias con los directivos del club, pocos días después es contratado en el Club Deportivo Mineros de Guayana que finalizarían terceros esa temporada que Farías dirigió.
Para la temporada 2007-2008 de la primera división es contratado por el Deportivo Anzoátegui, equipo recién ascendido a esa categoría, dirige al club hasta finalizar el torneo apertura a mediados de diciembre de 2007, bajo su dirección logra ubicar al club en el segundo lugar superado sólo por el Caracas Fútbol Club por 3 puntos quedándose con una racha de 10 partidos seguidos sin conocer la derrota (7 victorias 3 empates).
El 9 de septiembre de 2007 debutó como entrenador en una Copa Venezuela de Fútbol 2007 en la segunda ronda contra el Atlético PDVSA Gas con victoria de 5-0. En la Copa Venezuela de Fútbol 2007 dirigió 7 partidos con 3 victorias 2 empates y 2 derrotas siendo eliminados por el Aragua Fútbol Club en la semifinal por diferencia de goles recibidos en casa.

Selección de Venezuela
Farías asumió la conducción de la Selección de fútbol de Venezuela tanto de las mayores como la de juvenil en diciembre de 2007 luego de la renuncia del director técnico Richard Páez.
Con la Selección de fútbol sub-20 de Venezuela logró ir al primer mundial de fútbol de la historia venezolana, el de Egipto 2009 donde llegó hasta los octavos de final.
En la Clasificación de Conmebol para la Copa Mundial de Fútbol de 2010 el combinado nacional finalizó a dos puntos del puesto de repechaje. A pesar de esta derrota, no se retiró y continúo con el trabajo al mando de la selección. Amplio el universo de jugadores y enfatizó en estudiar esquemas y tácticas. Del “pelotazo largo efectivo” que no le resultó muy efectivo, pasó a un juego de más toques en corto y compenetración en las líneas.

Luis Antonio Carvajal Chacón

Cargando...
Compartir

Sobre el Autor

Luis Antonio Carvajal Chacón
Licenciado en Comunicación Social Universidad Cecilio Acosta del Zulia Locutor y Moderador de Radio y Televisión en el Estado Sucre CNP: 21.184