El caos en Venezuela no parece tener freno

  

Juan Guaidó trata de entrar a la sede de la Asamblea Nacional

Dictadura de Maduro toma control a la fuerza de la Asamblea Nacional. Golpe de Estado parlamentario en Venezuela.

Este domingo 05 de enero se ejecutó un Golpe de Estado parlamentario por parte de la dictadura de Nicolás Maduro contra la legítima Asamblea Nacional, elegida por la mayoría de los venezolanos, en unas elecciones libres y transparentes en el año 2015.

Sin votos ni quórum reglamentario, diputados del PSUV y la fracción corrupta del Clap juramentó a Luis Parra como nuevo presidente del Parlamento venezolano. En dicho nombramiento no estuvo presente ni el presidente encargado de la República Juan Guaidó ni los diputados de oposición.

Cabe destacar que esta acción de la dictadura de Nicolás Maduro es totalmente ilegal, y constituye una arremetida más contra la democracia en Venezuela.

Alberto Noticias

El caos en Venezuela no parece tener freno

Un opositor disidente se juramenta como presidente del Parlamento de Venezuela con el apoyo del chavismo. Luis Parra se proclama jefe del Parlamento, mientras Guaidó se encontraba fuera del hemiciclo denunciando que se le impedía el acceso a los dirigentes opositores para evitar su reelección

El caos en Venezuela no parece tener freno. La jornada en la que estaba previsto abordar la reelección de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela ha desembocado en la juramentación como nuevo jefe del Parlamento de un diputado opositor disidente. Luis Parra, acusado de corrupción, se ha proclamado presidente de la Asamblea Nacional con el apoyo del chavismo y de una forma rocambolesca, sin validar que había quórum suficiente y mientras Guaidó y diputados opositores se encontraban fuera del hemiciclo. El dirigente venezolano denunció desde muy temprano que la policía chavista trataba de impedir que él y sus afines accediesen al Parlamento.

“Golpe al Parlamento. Sin votos ni quórum diputados del PSUV intentan juramentar falsa directiva”, denunció el equipo de Guaidó, que trató de entrar en medio de golpes y empujones con la policía al edificio de la Asamblea. En medio de un desbarajuste dentro del hemiciclo, un grupo de diputados disidentes de la oposición se juramentó como nueva junta directiva. Sin que la sesión llegase a instalarse verificación del quórum y la confirmación de votos, Luis Parra se juramentó hablando con un megáfono por fallos en el audio del salón, que también había registrado problemas con el acceso a Internet durante toda la mañana.

   

Parra pertenecía a Primero Justicia y fue separado junto a otro grupo de diputados en noviembre cuando una investigación periodística reveló que estarían haciendo lobby internacional para favorecer a empresarios vinculados a Nicolás Maduro, como Carlos Liscano, socio de Alex Saab, quien provee los alimentos para el programa de comida subsidiada Clap y que fue sancionado por Estados Unidos y es investigado en varios países.

La de este domingo ha sido una nueva jornada tensa en la política venezolana. Desde muy pronto, Guaidó ha denunciado los impedimentos y bloqueos por parte del chavismo, que ha tratado de impedir su acceso y el de dirigentes opositores al Parlamento. El sindicato de periodistas ha denunciado que una treintena de medios no ha podido acceder al hemiciclo. Los aledaños del edificio permanecían militarizados y desde el equipo de Guaidó se aseguró que si se impedía la entrada de los dirigentes opositores estarían dispuestos a sesionar en medio de la calle.

Guaidó, según su equipo, quería garantizar que todos los dirigentes opositores pudieran acceder y evitar, que con la entrada de la bancada chavista, junto a disidentes, tengan quórum suficiente para iniciar la sesión e impedir su reelección. Finalmente, La fracción del chavismo junto a los diputados opositores asociados al escándalo de corrupción de las bolsas CLAP cuenta con unos 60 votos. Todos ellos pudieron ingresar sin mayores problemas.

“Si no entran todos no entra ninguno”, dijo Juan Guaidó en la entrada del Parlamento, donde las fuerzas de seguridad someten a una rigurosa verificación las credenciales de los parlamentarios, después de la cual a tres legisladores se les impidió ingresar por supuestamente estar inhabilitados, según denunció el equipo de comunicación de Guaidó.

Algunos de estos dirigentes opositores habían propuesto, con el beneplácito del chavismo, que votaría por ellos, una nueva mesa directiva del Parlamento con Parra, de Primero Justicia, como presidente. Le acompañarían Franklin Duarte (Copei), José Gregorio Noriega (Voluntad Popular), Negal Morales (Acción Democrática) y Alexis Vivenes (Voluntad Popular). Todas las formaciones han asegurado que estos diputados han actuado por libre y no representan a los partidos, que optan por reelegir a Guaidó.

El hostigamiento contra los dirigentes opositores se inició la víspera de la sesión de este domingo. Durante la madrugada, funcionarios de inteligencia (Sebin) tomaron el hotel donde se hospedaban 40 parlamentarios de las provincias que tenían previsto asistir a la sesión. Pasadas la 1 de la madrugada comenzaron a tocar las puertas de las habitaciones y ordenaron el desalojo por una supuesta amenaza de bomba. Los policías inspeccionaron algunos cuartos y después de dos horas se retiraron.

Guaidó se había asegurado además la participación de forma virtual de los diputados en el exilio, para completar los votos que necesita para seguir en el cargo. El mes pasado se hizo una reforma del reglamento interno de la Asamblea vislumbrando este escenario, una medida que una vez más el Supremo aliado de Maduro vetó judicialmente.

El País

Loading…

El pizarrón de Fran

Cargando...

Compartir

Sé el primero en comentar en «El caos en Venezuela no parece tener freno»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*