El arte de supervisar

   

Maracaibo, 3 de febrero de 2020.

Supervisar efectivamente es un arte, un proceso mediante el cual, una persona asume la responsabilidad de dirigir a otras para obtener con ellos resultados que les son comunes.

Requiere: planificar, organizar, dirigir, ejecutar y retroalimentar constantemente. Exige constancia, dedicación, perseverancia, siendo necesario poseer características especiales individuales en la persona que cumple esta misión.

La supervisión efectiva se diferencia de liderar, porque la acción de supervisar a otros, es una tarea indispensable para poder lograr los objetivos de la organización. Para ser un supervisor eficiente, si se hace necesario que sea un buen líder. Sin embargo, no siempre el que debe ejecutar la acción de supervisar es un líder.

Muchos tienen la creencia que para supervisar sólo hace falta tener un cargo de responsabilidad y dar órdenes para que se cumplan. Esto sucede, en una significativa cantidad de organizaciones tanto públicas como privadas en Venezuela. Porque está muy conectado este mecanismo a nuestra realidad actual, en la cual, el supervisor no sabe qué hacer o cómo hacerlo. Sin embargo, su conducta se refuerza porque es la que observa de los más altos niveles jerárquicos de la organización y simplemente la repiten.

  

UN SUPERVISOR EFECTIVO DEBE:

  1. PROYECTAR: Programar o planificar el trabajo, estableciendo prioridad y orden. Tomando en cuenta los recursos físicos, tiempo a invertir y las capacidades de su equipo de trabajo. Proyectar en el corto, mediano y largo plazo, es uno de los pilares fundamentales para el éxito de cualquier supervisor.
  2. DIRIGIR: Comprende la delegación de autoridad y la toma de decisiones oportuna. Esto implica que el supervisor debe tener buena comunicación y relación con su equipo, procurando informar completamente de los objetivos. Así como, dar instrucciones claras, específicas, concisas y completas.
  3. DESARROLLAR: Atribuye al supervisor la responsabilidad, de mejorar constantemente a su personal. Desarrollando sus aptitudes, estudiando y analizando métodos de trabajo, y, elaborando planes de formación para todos. Así elevará los niveles de eficiencia de sus colaboradores, motivará el trabajo, aumentará la satisfacción laboral y se logrará un trabajo de alta calidad y productividad.
  4. CONTROLAR: Supervisar implica controlar. Crear conciencia en sus colaboradores para que sea cada uno de ellos los propios controladores de su gestión. Actuando luego el supervisor como conciliador de todos los objetivos planteados. El supervisor debe evaluar constantemente para detectar en qué grado los planes se están obteniendo por él o por la dirección de la empresa.
  5. RETROALIMENTAR: el supervisor debe practicar la retroalimentación constante. Como un sistema de control en el desarrollo de las tareas o actividades, implementando la evaluación y comunicación continua. Su objetivo, es el mejoramiento paulatino de los resultados, así como también permite valorar las fortalezas del equipo de trabajo y reducir debilidades.

¡ Para triunfar como supervisor definitivamente tenemos que gestionar recursos y liderar personas!

Equipo de prensa Punto de Corte / Corresponsalía estado Zulia

También puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Punto de Corte

Cargando...
Compartir