26.000 dólares mensuales ganará el administrador del Canal de Panamá

   

Aumentan salario al jefe del Canal de Panamá y se genera una polémica. El salario mínimo promedio en Panamá es de unos 500 dólares mensuales y el salario medio apenas llega a los 1,000 dólares mensuales.

El aumento del salario del nuevo administrador del Canal de Panamá, que pasó de unos 15,000 a más de 26,600 dólares mensuales, ha desatado una ola de críticas contra ese ente autónomo, considerado la mejor cara de un país signado por la desigualdad social y la precariedad de sus servicios públicos.

No se discute la capacidad de Ricaurte Vásquez, el economista que en septiembre pasado tomó las riendas de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), la empresa estatal con un capítulo especial en la Constitución que espera ingresos en 2020 de unos 3,426.1 millones de dólares y aportar al Estado unos 1,824.1 millones de dólares, por encima de la cifra histórica de 1,786.41 millones en 2019.

La Constitución del país reza que el Canal de Panamá “constituye un patrimonio inalienable de la de la Nación panameña” y que su ente administrador, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), es “una persona jurídica autónoma de Derecho Público (…) que no estará sujeta al pago de impuestos, derechos, tasas, cargos, contribuciones o tributos”.

La junta directiva de la ACP está compuesta por once directores, de los cuales el mandatario de la República designa a 10, incluido el presidente del ente, mientras el restante lo elige el órgano legislativo.

Lo que está en el ojo del huracán es la magnitud del ajuste salarial y el procedimiento “nada común” que llevó hasta los 26,667.67 dólares el ingreso mensual de Vásquez, quien ya estuvo dentro de la estructura de la ACP entre 1996 y 2006 como ministro de Asuntos del Canal y presidente de su directiva, subadministrador y jefe financiero.

La cifra y el procedimiento

El ajuste engloba el sueldo base de 14,666.67 dólares más los gastos de representación por 12,000 dólares. Fue aprobado por la junta directiva del Canal, de once miembros, tras una evaluación encargada a dos consultoras internacionales sobre el perfil del nuevo administrador y el salario que le correspondía.

Las autoridades no han informado a qué consultoras recurrieron, cómo fueron seleccionadas, ni cuánto pagaron por sus servicios.

El nuevo salario fue determinado antes de que se escogiera al relevo de Jorge Quijano al frente del Canal y terminó siendo “una suma inferior, a la mitad, de lo que habían sugerido” las consultoras, aseguró en un video difundido por la ACP el ministro para Asuntos del Canal y presidente de la Junta Directiva de la vía, Arístides Royo, expresidente del Gobierno de Panamá de 1978 a 1982, aún vigente una dictadura militar en el país.

Se equiparaba así el salario del administrador de la vía por la que pasa el 6 % del comercio mundial con el de cargos similares en empresas homólogas, añadió Royo en sus declaraciones en respuesta a las críticas surgidas a raíz del asunto.

La cuestión ha hecho eco en la Unión Marítima Nacional (UMN), que ha solicitado a Royo que contrate a esas mismas consultoras para que aconsejen a Vásquez sobre el salario de los trabajadores del Canal, algunos de los cuales ya se han quejado públicamente por la situación.

Se corre la cortina sobre el salario del administrador

Luis Ernesto Carles, exministro de Trabajo y actual diputado por el opositor Partido Panameñista, fue el que corrió la cortina sobre el “inusitado” acomodamiento salarial realizado a Vásquez por la junta directiva de la Autoridad del Canal.

Carles, que en Twitter preguntaba el pasado 20 de enero cómo era posible que el nuevo salario del administrador de la ACP subiera hasta más de 26,000 mensuales, le dijo a Efe que el Canal es una empresa pública que le pertenece a todos los panameños y no una privada en la que puede ser viable o no un ajuste de este tipo.

“No tiene ni pie ni cabeza este ajuste, no tiene fundamento jurídico ni sustento legal, prácticamente ha sido una arbitrariedad de la Junta Directiva, y aún más bochornoso venir a decirnos que tuvo que venir una empresa extranjera a sugerir cuál debe ser el salario del administrador del Canal”, afirmó Carles.

  

El parlamentario recordó que el administrador Vásquez gana mucho más que 26,000 dólares porque tiene una serie de prerrogativas que le causan una “inversión onerosa” al Canal, que “le paga una casa con servicio doméstico, jardineros y mayordomo”, y de las cuales “se tiene que despojar”.

Carles opina que los directivos del Canal “tienen que revocar esa resolución” que aumentó el salario a Vásquez, y este salir a decir públicamente que su salario será ahora de 15,000 dólares, más o menos lo que devengaba el anterior administrador Quijano entre sueldo y gastos de representación.

Un canal “a espaldas” del país

El constitucionalista y catedrático universitario Miguel Antonio Bernal dijo a Efe que “el derroche de salarios de parte de la ACP no se da solamente en el caso del administrador”.

Bernal recordó que es un hecho público y notorio que la ACP mantiene un nivel y régimen de salarios que heredó de la administración estadounidense del Canal, cuando la vía acuática “era considerada un ‘non profit basis’ (base sin beneficios) y se regía por otros criterios” no comerciales.

El catedrático destacó que “es previsible que la política de altísimos salarios entre determinados funcionarios de la ACP habrá de continuar, pues nadie supervisa a su Junta Directiva”.

“Todo lo que estamos viendo corrobora que el Canal vive de espaldas a la realidad nacional, y que los promotores de estas desigualdades lo que quieren es que tengamos un país al servicio del canal y no un canal al servicio del país”, remarcó Bernal.

Sergio García, del Centro Internacional de Estudios Políticos y Sociales (Cieps), dijo a Efe que por ser el Canal una empresa pública “no parece justificado” el aumento aprobado a Vásquez.

“Si se tratara de una empresa privada podría manejarse el asunto con la discrecionalidad que se quisiera. Al ser una empresa pública, en este caso la administración del mayor bien panameño, uno que está ligado a la historia del país y representa un proceso de liberación nacional, no es el procedimiento más común ni adecuado”, apuntó García.

Agregó que la situación “no encaja en la realidad socioeconómica del país” y “no se ajusta a los problemas de desigualdad, a los llamados de austeridad de parte del Gobierno y al aumento estipulado recientemente” al salario mínimo en el país, del 3.3 % en promedio.

El salario mínimo promedio en Panamá es de unos 500 dólares mensuales y el salario medio apenas llega a los 1,000 dólares mensuales.

Según datos del Banco Mundial, Panamá es uno de los 6 países con mayor desigualdad social del mundo.

EFE

Loading…

Costa del Sol 93.1 FM

Cargando...

Compartir