Alberto Fernández quiere que Alemania y la Unión Europea lo ayuden con la deuda, quiere pagar pero pide tiempo

   

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente argentino, Alberto Fernández, en Berlín.

“Argentina resbala hacia una nueva crisis de deuda”, titula el periódico suizo Neue Zürcher Zeitung: “La historia argentina se repite. Como hace cinco años, se trata de préstamos que Argentina no puede, o no quiere, pagar. Y el economista Axel Kicillof vuelve a estar en el centro de los sucesos. Nuevamente, el economista estrella de izquierda corred detrás de los acreedores con su comportamiento seguro de sí mismo, ahora como gobernador, hace cinco años como ministro de Economía del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Sin duda, este hombre de 48 años, de ojos azules y grandes patillas, claramente disfruta jugando de nuevo al póker con los bancos, fondos e inversores.

Pero es improbable que los acreedores acepten el trato. ¿Por qué deberían hacerlo? Según un análisis de la agencia financiera argentina Invecq, el presupuesto de la Provincia de Buenos Aires logró nivelarse gracias a un estricto plan de ahorro de la predecesora de Kicillof, a fines de 2019. ‘Es difícil exigir buena voluntad de los acreedores cuando uno mismo, como deudor, no la tiene’, dijo el economista argentino Fausto Spotorno. Kicillof es considerado uno de los colaboradores más cercanos de Cristina Fernández de Kirchner, la vicepresidenta. Esta se apoya, sobre todo, en el poder de La Cámpora, la organización juvenil de izquierda del peronismo. Una estrategia agresiva hacia los acreedores no es solo popular entre los peronistas de izquierda, sino también entre muchos argentinos, justamente como la llevó a cabo hace cinco años Axel Kicillof.

Montaña de deudas

“Los trabajadores argentinos se enfrentan a una montaña de deudas”, escribe el periódico alemán Süddeutsche Zeitung: “El nuevo presidente argentino, Alberto Fernández, está de gira por Europa con una delicada misión, ya que su país está otra vez hundido en una grave crisis de deuda. Ahora, quiere que Alemania y otros países de la Unión Europea lo ayuden. Las manos delatan quién es el que está en problemas. Mientras las de la canciller alemana yacen tranquilas sobre su falda, las manos de él tiemblan por los nervios. El lunes (3.02.2020) por la noche, Angela Merkel recibió al presidente argentino en Berlín. Durante el encuentro, Fernández respiró profundamente y dijo: “Es muy importante para nosotros estar en Alemania”. (…) La misión de Fernández es urgente: una vez más, Argentina se ve amenazada por una deuda gigantesca de, en total, 300.000 millones de dólares. Y otra vez se habla del peligro de bancarrota estatal. Ahora los países europeos deben ayudar. No con dinero, sino dándole más tiempo. (…) Argentina quiere pagar su deuda: ese es el mantra que repite Fernández desde hace semanas. Sin embargo, para eso primero hay que impulsar la economía local, y justamente allí reside el problema. (…) Lo más grave es que, a cada vez más argentinos, el dinero ya no les alcanza ni para comer una vez al día. Muchos niños mueren de hambre, una tragedia para un país que fue uno de los más ricos del mundo, y que todavía cuenta con inmensos campos fértiles, yacimientos minerales, de gas y de petróleo, así como con una industria bastante bien desarrollada para sus circunstancias. Las empresas alemanas lo saben, y hacen buen negocio desde hace décadas en Argentina, incluso en tiempos de crisis. (…) Por eso la ayuda internacional es tan importante para el Gobierno argentino. La canciller alemana dijo en Berlín que su Gobierno verificará de qué modo Alemania y la UE pueden intervenir ‘con apoyo y ayuda’ en la crisis de deuda argentina.

  

DW

Loading…

Costa del Sol 93.1 FM

Cargando...
Compartir