Hemos naturalizado el sufrimiento social, las emociones negativas dominan a la población venezolana, está paralizada y con tristeza y rabia

El último informe publicado por las Naciones Unidas y elaborado por la Red de soluciones para el desarrollo sostenible SDSN, sobre los índices de felicidad de todos los países del mundo, nos coloca dentro de los que estamos en desmejoras constantes y nos ubican en los más bajos, dentro de los 40 países con menores niveles de felicidad.

Siendo Islandia y Suiza los países con mayores niveles de felicidad cercano a 7.500 puntos para ambos dentro de los menores niveles cercanos a los 2.500 están Sudan y Haití, estando Venezuela próxima a los 4.500 puntos en estos niveles de felicidad.

Los principales parámetros utilizados para determinar el grado de felicidad de la población son: el producto interno bruto percápita, calidad de vida, libertades ciudadanas, transparencia en el manejo de los fondos públicos, esperanza de vida saludable, apoyo social, entre otras consideraciones.

Venezuela esta ubicada dentro de los niveles de felicidad de países como Afganistán, Haití, Sudan, entre otros donde han ocurrido catástrofes naturales y se encuentran o han tenido conflictos armados en la última década.

En Venezuela se observan preocupantes desmejoras de los índices sociales y económicos de manera creciente, como: elevado costo de vida, baja calidad de los servicios públicos, hiperinflación, etc. Los que afectan el nivel de felicidad en las familias y de la población en general.

Los que más se destacan en las desmejoras son: caída del producto interno bruto en más de 65% en menos de 5 años, la transparencia en el manejo de recursos públicos ubicado en los niveles más bajos,  los indicadores en calidad de vida así como el ingreso percápita nos ubica en el penúltimo lugar del continente, con caída del consumo a menos del 50% de los más  esenciales en alimentos y medicinas.

Lo preocupante que esta desmejora es continua en los índices de felicidad, que se plasma en la grave situación de carencias en que se encuentran un 85% de las familias al no poder disponer de los recursos necesarios para cubrir aunque sea parte significativa de la canasta alimentaria, lo cual es necesario para sostener el ritmo de actividades de los distintos miembros de la familia, bien sea para estudiar, trabajar o cualquiera otra de las necesidades que tengan a bien ejercer.

  

Hace 25 años los estándares de vida que teníamos nos colocarían dentro de los 50 países del mundo con mayores niveles de felicidad y estábamos ubicados como el quinto país del continente en ingreso percápita.

¿Razones de porque hemos desmejorados? Hemos naturalizado el sufrimiento social. Las emociones negativas dominan a la población venezolana que, inmersa en las preocupaciones del día a día, está paralizada y profundamente marcada por la tristeza y la rabia.

Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución.

NP

Loading…

Costa del Sol 93.1 FM

Compartir