(Opinión) El reciclaje y su función en la cultura de la paz. Por Ignacio Laya

   
Caracas, 27 de febrero de 2020.
Por: Ignacio Laya*
@IgnacioLaya

Una empresa de mucho prestigio nacional e internacional desarrolló una novedosa campaña publicitaria que involucraba a todos los estudiantes de los establecimientos docentes del país, especialmente a los del ciclo diversificado, quienes eran invitados a competir por secciones y ganar atractivos premios en función al número de envases de aluminios recolectados en cada uno de sus estados.

La iniciativa parecía una campaña ambientalista sana y provechosa porque incorporaba a ese gran ejército de estudiantes en la cultura del reciclaje hasta que el evento generó en un conflicto con los llamados “recogelatas” y “huele pegas” que venían desempeñando esa labor asociados con empresas informales que recibían el preciado metal a precios muy bajos e incluso por trueques, dada la condición de pobreza de esos recolectores

La “guerra”
entre los estudiantes, los recogelatas o huelepegas estaba a punto de estallar
y uno de esos días un grupo de estudiantes acopiaron la mayor cantidad de
bolsas plásticos cargados de desechos provenientes de los negocios de Naiguatá
y fueron apaleados por elementos de la competencia los cuales fueron detenidos
en la jefatura civil del pueblo.

Cuando fuimos al
fondo del conflicto descubrimos que la campaña publicitaria escondía el propósito
de intercambiar directamente con la institución educativa, las toneladas de
aluminio recolectados a cambio de material didáctico, sillas, mesas e
instrumentos audiovisuales.

La campaña publicitaria contenía una propaganda subliminal de identificación con la cerveza y sugerimos desde la Fundación Cátedra Flotante de Venezuela establecer un programa de reciclaje que estimule el trabajo productivo para esos trabajadores informales, evitar el enfrentamiento e ir más allá de la recolección dado que el reciclaje en su final busca  transformar la vida útil de esos desechos sólidos tal como lo hemos demostrado a  lo largo de una experiencia de más 20 años convencidos de que el reciclaje contribuye a la cultura de la paz y la convivencia.

  

Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

También puedes leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Punto de Corte

Cargando...

Compartir