Venezuela sin gasolina por fallas en la refinación y la imposibilidad de importar

   

La operatividad de Pdvsa en materia de refinación es casi nula, refineria de Amuay en el estado Falcón.

El nivel de consumo de gasolina en Venezuela se ha reducido en 63% en siete años de gobierno del presidente Nicolás Maduro, pero aún frente a esa circunstancia la coyuntura de 2020 ha llevado al Ejecutivo nacional a restringir aún más la distribución –al incluir a la propia capital Caracas- debido a las fallas que afrontan los complejos de refinación, las restricciones para importar combustibles que afronta la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y las medidas de seguridad que se adoptan debido a la pandemia del COVID-19.

“Las sanciones que se tomaron contra filiales de Rosneft complican que una compañía extranjera le venda a PDVSA por temor a medidas similares, los bajos precios del crudo restringen la importación de combustibles por los problema de caja que afronta la empresa; y ahora, el coronavirus impone que todos los países asuman estrategias y políticas para la distribución y manejo de sus inventarios de gasolina”, explica una fuente oficial.

A lo anterior se agrega que la estatal solo tiene operativa menos de la mitad de gandolas que son propiedad de la Empresa Nacional de Transporte, la cual fue creada en 2009 tras la estatización de las empresas mayoristas que se encargaban de la distribución de combustibles en este país sudamericano.

El consumo de gasolina en Venezuela en 2012, último año de gestión del fallecido Hugo Chávez, alcanzó un pico de 301.000 barriles diarios y esa cifra se ha reducido a un tercio: un promedio de 110.000 barriles por día, de acuerdo a lo que indica la fuente. “El complejo de Paraguaná en el mejor de los casos nos aporta un tercio del consumo porque las otras plantas tienen fallas y el resto hay que importarlo a menos que se tuviera plenamente operativa El Palito y Puerto La Cruz”, dijo la fuente.

Fallas en Amuay

La capacidad de refinación de PDVSA en Venezuela alcanza 1,3 millones de barriles al día, de los cuales las dos cuartas partes corresponden al complejo de Paraguaná –conformado por las plantas de Amuay y Cardón- pero después de la explosión ocurrida en la primera de estas en agosto de 2012 la operatividad ha ido en descenso al punto que está entre 20% y 30% de su nivel máximo.

En promedio la capacidad de procesamiento en Paraguaná disminuyó en 39% la ubicarse en 391.000 barriles diarios de acuerdo a la data que se tiene en PDVSA entre 2012 y 2017. La estatal no ha presentado sus informes de 2018 y 2019, pero la data extraoficial indica una disminución a niveles por debajo de 200.000 barriles diarios.

“PDVSA no solo importa gasolina terminada, sino también componentes de alto octanaje como el MTBE, nafta catalítica y pesada, lubricantes y buena parte de esto se hacía desde Estados Unidos hasta que entraron en vigencia las sanciones que se impuso el gobierno de Donald Trum en enero del año pasado”, comenta la fuente.

Las importaciones de combustibles por parte de PDVSA desde Estados Unidos durante el año 2018 alcanzaron récord de 124.000 barriles por día, de los cuales 22,5% (28.000  barriles por día) se corresponden a gasolina y ese volumen atendió 15% del consumo interno de combustibles para vehículos.

Junta ad hoc de PDVSA: Es una prioridad recuperar la producción petrolera y las refinerías para atender la salud

  

La junta administradora ad hoc de PDVSA reitera que se requiere un marco de legalidad e institucionalidad

La junta administradora ad hoc de Petróleos de Venezuela (PDVSA), que funge como directiva de la estatal nombrada por la Asamblea Nacional, emitió un comunicado a propósito de la pandamia del COVID-19 y la crisis en el mercado petrolero en el que señalan que la caída de la producción en 2 millones de barriles diarios que registra el país implica que no se están percibiendo 15.000 millones de dólares al año y que si se tuvieran ayudarían en la atención de programas de salud y de la pandemia.

“La crisis coincide con una industria nacional en minusvalía”, afirma el comunicado de la junta administradora ad hoc de PDVSA. “Se requiere adelantar acciones en defensa de la ciudadanía y generar soluciones efectivas y contundentes. Recuperar la producción petrolera y las refinerías debe ser una prioridad, esta es la única industria capaz de generar en el corto plazo, de manera sostenible y en volúmenes importantes, ingresos para mantener una economía estable, que también servirá de palanca para los demás sectores económicos del país. Esa recuperación solo puede ocurrir en el marco de legalidad y el respeto a las instituciones que traerá una transacción ordenada”, añadió.

El comunicado exhorta a los trabajadores de PDVSA, al igual que a las compañías socias en empresas mixtas y las de servicios a seguir las normas sanitarias que impone la Organización Mundial de la Salud y las de seguridad que internacionalmente debe seguir esta industria.

“El país cuenta con el talento humano, los recursos en el subsuelo, capacidad instalada y la disposición de transformar su arreglo institucional para emprender la recuperación de Venezuela tras esta conmoción mundial para emprender la recuperación de Venezuela tras esta conmoción mundial”, indica la junta ad hoc de PDVSA. “En uno de los momentos más críticos de la historia contemporánea, se requiere de profundos cambios estructurales y respuestas categóricas que son imposibles de implementar si se continúa con al situación actual”, acotó.

En los párrafos introductores del comunicado, los miembros de la junta advierten que la crisis sanitaria mundial y las medidas de cuarentena han ocasionado una desaceleración de la economía y eso ha llevado a una caída en el precio del petróleo al nivel más bajo en 17 años.

 Petroguia

Loading…

Costa del Sol 93.1 FM

Cargando...

Compartir