Recordar a José Luis Meza con gratitud y democión a la magnanimidad espiritual de un ser humano, que resaltó por encima de su visión ideológica.

Por @luis5carvajal

Como no recordar al amigo de siempre, al que no tenía más que el amor y el cariño para con la gente. A José Luis lo conocimos cuando militaba para poner los intereses de la gente por encima de los de él. Recuerdo por cierto, que fue uno de los pocos diputados de la extinta Asamblea Legislativa, que se enfrentó al tema del Narcotráfico en esta Entidad y articuló una red nacional de seguridad, que permitió a finales del años 2000 terminar con las cabezas principales de la Banda de “La Grecolatina”, organización criminal, que como ahora, funcionaba para ese entonces; y donde estaban vinculados jefes de los organismos policiales del Estado.

Ese fue “Jáselo”, a quien le podrán decir y juzga muchas cosas, pero, que seguro estoy, hoy no hubiese acompañado esta barbarie y esta política hegemónica del pensamiento liberal, concepto con el que al final de sus días, a pesar de haber militado en una organización de corte “socialista” como el MAS, comulgó, porque creyó siempre en emprendimiento del ciudadano en sus distintas organizaciones.

De él aprendimos muchas cosas: sobre manera su capacidad y constancia por el trabajo social y político. José Luis; y hay que se decirlo, fue un incomprendido por los cenáculos de la sociedad partidocráticas de la Venezuela reciente. Fue un hijo de la diatriba y de irreverencia. Fue el primer legislador regional de la izquierda democrática en la región y junto a una pléyade de dirigentes de su organización, que llevó al MÁS a ser el primer referente político regional, lo que permitió a la tolda naranja, tener una envión nacional desde el punto de vista electoral.

  

Habría que levantar una y una historia sobre este tema del pre-chavismo en Venezuela, quienes tendieron la alfombra y ejecutaron un Vips para que la corrupción se instalara con todas piezas en el estado hegemónico que resultó esta doctrina socialista.

“Jóselo” fue amigo en las buenas y en las malas. Traicionado políticamente por sus adversarios internos y externos. Sin embargo, como buen cristiano, porque lo era, no anidó odios para con nadie. Quien relata estas estrofas, estuvo durante casi una década al lado del nativo de San José de Pacayacuar, donde fue declarado hijo ilustre y recibió la honra más excelsa de la voluntad del Ayuntamiento de ese terruño, en el año 1995; puedo dar fe que, a pesar del sacrificio personal e institucional no pudo ocupar la primera magistratura regional por los ardí y las trapisondas creadas por sus propios colegionarios, disfrazados y enmascarados.

Parlamento Regional de Sucre

Hoy a 10 años de desaparición física, podemos recordar con gratitud y democión la magnanimidad espiritual de ser humano, que resaltó por encima de su visión ideológica, el valor idiosincrático y testimonial de una cultura social.

Luis Antonio Carvajal Chacón

Compartir

Sobre el Autor

Luis Antonio Carvajal Chacón
Licenciado en Comunicación Social Universidad Cecilio Acosta del Zulia Locutor y Moderador de Radio y Televisión en el Estado Sucre CNP: 21.184